‎Restricciones por el coronavirus para permanecer en los colegios españoles‎

con la mitad de los estudiantes de secundaria que deben vacunarse

Los expertos dicen que el uso de mascarillas tendrá que mantenerse durante el año académico, pero confían en que las infecciones se mantendrán bajas a pesar de la variante delta más contagiosa

El próximo curso escolar en España, el tercero que se verá afectado por la pandemia del coronavirus, se pondrá en marcha en septiembre con casi la mitad de los estudiantes de entre 12 y 18 años totalmente vacunados contra el Covid-19 y gran parte del resto con su primera dosis. El escenario será muy diferente al de hace un año, cuando las vacunas aún no se han implementado. Ahora hay más de 30 millones de españoles con plena protección. En las escuelas, sin embargo, no habrá grandes cambios por ahora en términos de restricciones diarias.

El Gobierno central y las regiones del país -que están a cargo de sus sistemas educativos- se reunirán este miércoles para debatir y revisar los planes acordados en mayo pasado para el próximo curso académico. La expectativa es que muchas de las medidas de seguridad -como las mascarillas para todos los estudiantes mayores de seis años- se mantengan. Sin embargo, es probable que las tasas de clase, que se redujeron debido a la crisis sanitaria, vuelvan a los niveles previos a la pandemia.

Mi consejo sería que todas las escuelas y escuelas secundarias hagan más o menos lo mismo que hicieron el año pasado
SANTIAGO MORENO, RESPONSABLE DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS DEL HOSPITAL RAMÓN Y CAJAL (MADRID)

Estos planes podrían verse amenazados por la variante delta del coronavirus, sin embargo, dado que es más contagiosa que las cepas anteriores. Pero los expertos confían, por ahora, en que serán suficientes para que España repita el éxito del año pasado, cuando los colegios se mantuvieron abiertos durante todo el curso 2020-2021.

“Mi consejo sería que todos los colegios y bachilleratos hagan más o menos lo mismo que hicieron el año pasado”, explica Santiago Moreno, responsable de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. “Todavía es pronto para retirar medidas como las mascarillas y el distanciamiento físico. La circulación del virus es demasiado alta y si bien los porcentajes actuales [de vacunación] ayudarán, será necesario vacunar a casi toda la población de 12 a 19 años y una menor incidencia antes de que puedan relajarse”.

Según el Ministerio de Sanidad, el 55,4% de los 3,9 millones de 12 a 19 años en España ya han recibido su primera dosis de una vacuna contra el Covid-19

Elena Vanessa Martínez, presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), señala que la buena gestión de la situación por parte de los colegios españoles que comenzó hace un año debe mantenerse durante el próximo año. “Fue admirable y una lección para todos nosotros”, afirma. “Las escuelas y los liceo nos mostraron que si las cosas se hacen bien, los resultados son buenos. Ahora tenemos una variante más contagiosa, pero se propaga de la misma manera. Por lo tanto, si aplicamos las mismas medidas, el virus seguirá sin poder circular en nuestros lugares de aprendizaje”. Sin embargo, se queja de que las tasas de clase volverán a los niveles previos a la pandemia.

Según el último informe del Ministerio de Salud, que se dio a conocer el viernes, el 55,4% de los 3,9 millones de personas de entre 12 y 19 años ya han recibido su primera dosis de las vacunas pfizer-biontech o moderna covid-19. La brecha entre los disparos en el caso del primero es de 21 días, y de 28 días en el caso del segundo. La previsión es que alrededor de la mitad de este grupo de edad se haya vacunado completamente cuando regresen a la escuela, o al menos lo estén durante sus primeros días de vuelta a las aulas. En cuanto al resto, muchos habrán recibido su primera inyección, que comienza a ofrecer protección parcial después del día 10.

Aunque no se dispone de datos precisos, es probable que haya un mayor porcentaje de estudiantes con plena protección entre los casi dos millones de estudiantes universitarios y de formación profesional mayores de 18 años. Si bien los grupos de edad de estos estudiantes y los de la estrategia de vacunación del gobierno no coinciden, los mayores de 20 años que ya han recibido su primera dosis de vacuna -y que habrán sido completamente vacunados cuando regresen a las aulas- superaron el 69% según el informe del viernes.

Hasta el momento no se han aprobado vacunas para los menores de 12 años, que su cuentan con casi 4,5 millones de escolares en toda España. “Los niños de seis a 12 años deben, por ahora, mantener medidas como mascarillas para evitar que el virus circule entre ellos y lo transmita a las personas mayores vulnerables”, explica Santiago Moreno. “Si bien un gran número de sus padres y abuelos ya están vacunados, hay grandes grupos de la población que aún necesitan ser protegidos. Son los inmunodeprimidos y el 5% de las personas que no desarrollan inmunidad a pesar de haber recibido la vacuna”.

Ninguno de los especialistas consultados está dispuesto a hacer una predicción sobre cuándo se pueden eliminar medidas de protección como las mascarillas.

El jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal cita como ejemplo a sus pacientes. “Casi la mitad son personas que han recibido las dos dosis, el 20% solo una y el 30% que aún no habían sido vacunadas”, explica. “No es que las vacunas no estén funcionando, al contrario, han salvado miles de vidas. Pero con la alta incidencia actual, si se suman los inmunodeprimidos al 5% que no han sido protegidos por la vacuna y a los que no han recibido sus dos dosis, eso es mucha gente que sigue siendo vulnerable”.

Juan Barranco, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), señala que “cada vez que hemos pensado que hemos ganado terreno contra el virus y se han relajado las medidas, ha respondido con una nueva ola de contagios”. A pesar de ello, el especialista se muestra optimista. “Tenemos la experiencia del curso anterior, donde hubo muy pocos contagios y brotes, lo que nos demuestra que las cosas se hicieron bien. Es cierto que la variante delta es más contagiosa, pero espero que si las cosas se hacen igual de bien, los niveles de circulación del virus en los centros educativos se puedan mantener bajo control”.

Ninguno de los especialistas consultados está dispuesto a hacer una predicción sobre cuándo se pueden eliminar medidas de protección como las mascarillas. En primer lugar, coinciden, habrá que analizar el inicio del curso escolar, y a partir de ahí habrá que tomar decisiones en función de los datos recogidos dentro y fuera del aula.

La comunidad educativa comenzó el último curso académico con incertidumbre, dado que los más de ocho millones de estudiantes del país no habían estado en las aulas desde mediados de marzo. Los ministerios de Salud y Educación -en coordinación con las regiones- establecieron un estricto protocolo que vio menos estudiantes en cada clase para aumentar el distanciamiento social, se contrató a más maestros, se ventilaron las aulas en todo momento, todos los niños mayores de seis años tuvieron que usar mascarillas y toda la clase fue confinada cuando se detectó un caso positivo dentro de un grupo burbuja. El enfoque fue exitoso.

Dentro de Europa, solo Suecia y España lograron mantener sus escuelas abiertas durante todo el año académico. Expertos consultados previamente por EL PAÍS señalaron que el clima del país contribuye a este éxito, dado que las ventanas podrían mantenerse abiertas. Otro factor fue el consenso social sobre la importancia de la enseñanza presencial.

Este miércoles, la ministra de Educación, Pilar Alegría, se reunirá con los jefes regionales de Educación con el “objetivo, reiterado en varias ocasiones por el ministro, de que la enseñanza presencial sea la norma para todas las etapas y niveles educativos”, según la invitación a la cumbre. Durante el último año académico, muchos estudiantes mayores de 12 años alternaron sus clases entre el hogar y la escuela.

“Cara a cara”

En mayo, el ministro de Universidades, Manuel Castells, que se reunirá con decanos y jefes regionales antes del inicio del curso académico, anunció los planes de su ministerio. “El próximo curso académico dependerá de la variante delta y de la disciplina social”, dijo en su momento. “La idea es que sea cara a cara con las medidas de precaución que tenemos, porque no vamos a desechar el uso de mascarillas, las ventanas estarán abiertas, habrá distanciamiento social… La pandemia no ha terminado”.

El año pasado hubo una mezcla de clases presenciales y remotas en las universidades españolas, con diferencias considerables de un campus a otro. Un brote temprano de 168 contagios después de que una fiesta de temática ibicenca en una residencia de Valencia suspendiera las clases en el Politécnico de Valencia (20.000 alumnos). Pero al final, si bien ha habido contagios en residencias similares, no ha habido brotes importantes en los campus españoles.

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

Oye Noticias
Logo
Reset Password