‘Estamos aquí’: grupos mexicanos critican las restricciones al aborto en EE. UU. mientras ayudan a más mujeres estadounidenses

By Albinson Linares, Noticias Telemundo and Maricruz Gutiérrez

MONTERREY, México — A primera vista, solo parece una terraza en la azotea de una casa en Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León, a dos horas de la frontera con EE. UU.

Es un espacio pequeño, con cocina y baño, llamado La Abortería, y se ha convertido en un refugio para decenas de mujeres y embarazadas —tanto de México como de Estados Unidos— que han decidido interrumpir su embarazo con la uso de medicamentos.

“Hay que hablar del aborto como una decisión responsable”, dijo Vanessa Jiménez Rubalcava, una de las fundadoras del espacio, en entrevista con Noticias Telemundo. “El aborto es una decisión amorosa y segura. También es un procedimiento médico simple”.

El centro abortivo cuenta con 17 personas que asesoran y acompañan los procesos de aborto inducido médicamente de unas 500 mujeres cada mes, y forma parte de la red Necesito Abortar México , un proyecto creado hace seis años para apoyar a las personas que necesitan orientación sobre el aborto.

“Se trata de brindar todas las herramientas emocionales, físicas, económicas para que las mujeres vivan un aborto de manera digna”, dijo Ileana Sandoval, una mujer que se ha realizado dos procedimientos con el apoyo de la red y que ahora forma parte del proyecto.

Este espacio de consejería es el primer lugar público en México que se crea con estos fines y, paradójicamente, está en Nuevo León, un estado donde el aborto sigue siendo un delito, a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró que es inconstitucional criminalizar a esas personas. que se someten al procedimiento.

“Seguimos los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud y por la Secretaría de Salud de México”, dijo Sandra Cardona, integrante de la red. “Usamos mifepristona y misoprostol como especifican ambas instituciones en los casos [de embarazo] que ya están en la semana 12 o 14, y después de eso para que sea seguro. Acompañamos [a las mujeres en] estos procesos, tanto personalmente aquí como a través de llamadas y mensajes de texto o WhatsApp”.

Cardona y Jiménez Rubalcava dijeron que incluso antes de que la Corte Suprema de los EE. UU. revocara Roe v. Wade , los grupos y proveedores de servicios de aborto en México comenzaron a detectar un aumento en la afluencia de personas que los contactaban desde los EE. UU.

“Antes solo hablaba con dos o tres personas de Estados Unidos al año, pero desde marzo nos escriben como mínimo siete o 10 a la semana”, dijo Jiménez Rubalcava. “Es un mundo diferente y creemos que la demanda puede seguir creciendo”.

Integrantes de una red de voluntarias, con personas en México y Estados Unidos, dijeron que están listas para asesorar y responder preguntas de mujeres estadounidenses que buscan abortar. Según cálculos de estas organizaciones, ya han atendido a unas 1.700 personas de EE.UU. en lo que va de año.

Han establecido alianzas transfronterizas y bancos de medicamentos en varias regiones de los EE. UU. para satisfacer la gran demanda de información y medicamentos para el aborto desde la reciente decisión de la Corte Suprema de los EE. UU.

Muchas clínicas ubicadas cerca de la frontera con México esperan un aumento dramático de pacientes. A partir de septiembre de 2021, una ley de Texas prohíbe los abortos después de aproximadamente la sexta semana de embarazo; antes se les permitía hasta la semana 20.

“Estamos aquí; no están solos”, dijo Cardona. “Nadie debe quedarse atrás, y no debe haber mujeres sin derechos, que es lo que están tratando de hacer en Estados Unidos. No hay mujeres de segunda clase. No es posible que en México ya tengamos estos avances y allá retrocedamos”.

La Corte Suprema de Justicia de México dictaminó a principios de este año que una niña menor de edad puede abortar sin el consentimiento de los padres si ha sido violada. Y en mayo, el estado suroccidental de Guerrero votó a favor de permitir el aborto , convirtiéndose en la novena de las 32 entidades federativas del país donde las mujeres pueden interrumpir legalmente los embarazos.

De acuerdo con Profem , una organización médica que se autodefine como auxiliar en la interrupción legal del embarazo en México, el 25% de su clientela proviene de EE.UU. En Monterrey, las personas que viajan desde EE.UU. compran medicamentos abortivos que cuestan entre $20 y $150, La Abortería pueden ser gratis.

Estadounidenses buscan ayuda en medio de ‘situaciones difíciles'

Los activistas mexicanos dicen que casi todas las personas que buscan ayuda utilizan medios como las redes sociales para contactarlos y, en muchos casos, tienen más de seis semanas de embarazo. Además, muchas veces expresan el temor que sienten por lo que les pueda pasar legalmente cuando regresen a sus hogares en Estados Unidos.

“Tratamos de que cada una viva el aborto de la manera más digna posible”, dijo Jiménez Rubalcava. “Recuerdo el caso de una niña de Texas cuyo médico la quería enviar a otro estado que estaba como a 10 horas, pero ella prefirió viajar a Monterrey que está a solo 2 1/2 horas. Ella también tenía familia aquí”.

“Ella vino con su mamá, estuvimos platicando y resolviendo todas esas dudas, y salió todo muy bien”, dijo Jiménez Rubalcava. “De hecho, cuando volvió a Texas me dijo: ‘Y ahora cómo le digo a mi ginecólogo, porque él sabía que estaba embarazada. Tengo mucho miedo'. Y le pedí que dijera la verdad, que el aborto se hizo a las cinco semanas, que es legal en Texas, y así fue. Pero son situaciones nuevas, difíciles”.

A los activistas por el derecho al aborto en América Latina y EE. UU. les preocupa que, con la reciente decisión de la Corte Suprema de EE. UU., el país sea uno de los pocos donde las restricciones al aborto están aumentando.

“El caso de Estados Unidos es un ejemplo de que los derechos de las mujeres nunca pueden darse por sentados, ni siquiera en el Norte Global. Son derechos que hay que defender constantemente y hay que tomar acciones permanentes para evitar cualquier tipo de retroceso”, dijo Cristina Rosero, asesora legal senior del Center for Reproductive Rights, con sede en EE. UU., que aboga por los derechos reproductivos como un derecho humano a través de una red de abogados.

Durante los últimos 25 años, la tendencia mundial ha sido hacia la liberalización de las leyes de aborto, y recientemente, grandes países latinoamericanos han dado pasos en esa dirección, como son los casos de las tres naciones más pobladas: Argentina, México y Colombia.

A pesar de esto, América Latina sigue siendo una de las regiones más restrictivas para el aborto. Países centroamericanos como Honduras, El Salvador y Nicaragua criminalizan totalmente el aborto, lo que ha resultado en que las mujeres recurran a procedimientos inseguros y peligrosos, y una criminalización de quienes tienen emergencias obstétricas.

grupos mexicanos critican las restricciones al aborto en EE. UU. mientras ayudan a más mujeres estadounidenses

About admin

Check Also

Tienes algún síntoma de prostatitis

Bururan capsulas Mexico: Alivio natural a los problemas de la próstata!

BURURAN CAPSULES es un producto que te ayuda a deshacerte de todos los problemas causados …

Leave a Reply

Your email address will not be published.